Missionaries of the Sacred

La Comunidad del Resucitado: el Pueblo Pascual
Jueves 26 de Abril de 2012 11:26

Imagen de istockphoto.com/tarinoel © Tari FarisEs un fundamento de nuestra fe que Cristo está presente con nosotros. No está presente en la misma manera que con sus discípulos antes de su muerte, sino su presencia con nosotros no es menos real. Los dos discípulos, regresando desilusionados a su pueblo de Emaus, lo descubrieron con ellos cuando se sentaron a la mesa y el invitado misterioso bendijo y partió el pan. Entendieron inmediatamente que Cristo era resucitado y que era él que los acompañaba por el camino. Esta es la fe de la iglesia ya del inicio y que san Pablo desarrolla en lo que comenta cuando dice que somos el Cuerpo Vivo de Cristo. El mismo Cristo, presente en la iglesia, es la cabeza del Cuerpo.

La presencia de Cristo resucitado establece y caracteriza la nueva comunidad de la iglesia. De veras, cambió completamente a los discípulos de un grupo de seguidores a una verdadera comunidad con su propia identidad y misión. Después de la muerte de Jesús sólo el miedo y la desesperación unieron a sus seguidores. Unos buscaron refugio en una sala con puertas cerradas. Otros, como los de Emaus, volvieron desanimados a su pueblo. Todo esto se transformó cuando Cristo Resucitado se les apareció en medio de ellos. La oscuridad y las tinieblas se rindieron a la luz. La alegría desplazó la tristeza. El vacío doloroso se llenó de la presencia del Resucitado.

Las apariciones manifestaron una nueva visión de la realidad que de antemano nadie habría podido imaginar o soñar. Que los discípulos no podían entender que pasaba no importó. La presencia de Cristo venció la tristeza y sus temores como el relámpago transforma la noche. El día de la resurrección empezó en ellos una transformación que estaría completo con el derramo del Espíritu Santo en el día de Pentecostés. Con la presencia del Espíritu la comunidad encontraría su identidad de la comunidad del Resucitado—la comunidad pascual. La resurrección dio sentido y forma a la asamblea de los creyentes.

¿Qué significa ser la comunidad del Resucitado? Primero dice que Cristo Resucitado vive y está presente en medio de la comunidad. Más, la comunidad es el Cuerpo Vivo de Cristo Resucitado. Por el bautismo somos unidos con él, ya compartiendo su vida divina y compartiendo su misión de proclamar la Buena Nueva y edificar el Reino de Dios. Significa también una transformación de actitud y visión. El miedo y el temor no pueden dominar nuestra visión del mundo. No vivimos para cumplir obligaciones secas impuestas de afuera sino para amar. Librados del poder del pecado y la muerte, vivimos como los hijos e hijas del Padre que somos.

Esta nueva realidad y actitud dieron el fundamento al testimonio de los apósteles ante la gente en Jerusalén y ante los pueblos del mundo pagano. La comunidad del Resucitado brilló como una nueva luz que penetraba las tinieblas y ofreció una nueva esperanza a todos. Hasta la persecución y la corrupción de la sociedad pagana no pudieron sofocar la llama.

Nosotros hoy día somos esta comunidad del Resucitado, o como decimos una comunidad pascual. Esta es nuestra realidad y estamos llamados a vivirla. Podemos y debemos vivir con confianza, esperanza, y alegría. Somos el Cuerpo Vivo de Cristo Resucitado.

Padre David Foxen, MSC

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
menos espacio | más espacio

security code
Favor de escribir los caracteres de la imagen


busy
 

Ultimos Comentarios